LA DEMOCRACIA NO ES UN DEPORTE DE ESPECTADORES