OCTUBRE: EL CALENDARIO ES NUESTRO CATECISMO